Warning: include(cuestionario1.php): failed to open stream: No such file or directory in /var/www/htdocs/EsteveDurba/www.pasateaserrano.com/llorar_te_sienta_bien.php on line 17 Warning: include(): Failed opening 'cuestionario1.php' for inclusion (include_path='.:/usr/share/php:/usr/share/pear') in /var/www/htdocs/EsteveDurba/www.pasateaserrano.com/llorar_te_sienta_bien.php on line 17
Warning: include(cuestionario2.php): failed to open stream: No such file or directory in /var/www/htdocs/EsteveDurba/www.pasateaserrano.com/llorar_te_sienta_bien.php on line 22 Warning: include(): Failed opening 'cuestionario2.php' for inclusion (include_path='.:/usr/share/php:/usr/share/pear') in /var/www/htdocs/EsteveDurba/www.pasateaserrano.com/llorar_te_sienta_bien.php on line 22
 
ENTRA EN WWW.MOMENTOSSERRANO.COM
Y DISFRUTA DE NUESTRAS RECETAS
QUIENES SOMOS NUESTROS PRODUCTOS ENCUENTRANOS
DEPORTE & ALIMENTACION
VIVE LA VIDA VIDA SALUDABLE MANTENTE EN FORMA VIDEO RECETAS
PASATE A SERRANO
 
SIGUIENTE ANTERIOR
LLORAR TE SIENTA BIEN
En numerosas ocasiones se ha escrito sobre los efectos positivos
de la risa tanto a nivel físico como emocional.
Base de terapias como la risoterapia, reír es muy apreciado y siempre va unido a buenas sensaciones,
alegría y bienestar.

En las antípodas de la risa, el llanto se identifica con la tristeza. Subyace en las lágrimas un trasfondo negativo del que solo escapan, por lo general, las lágrimas de felicidad que hacen su aparición en contadas ocasiones a lo largo de la vida.

Reír y llorar se presentan como dos polos opuestos. Pero no todo es blanco o negro. Como en todo, hay una amplia gama de colores. Y esto se traduce en una nueva vida para las lágrimas que empieza dando a conocer su lado bueno: los beneficios.

La risa y el llanto tienen más puntos de conexión de los que a priori parece. Ambos expresan emociones y liberan tensiones. Además, a nivel físico están relacionados con la presión sanguínea, el ritmo de la respiración, el tono de la piel e incluso el tono muscular. Nos permiten descargar tensiones y poseen una función reguladora que crea circunstancias ventajosas para nuestro organismo.

Llorar es una acción causada por motivos biológicos que limpia de forma efectiva el lagrimal y libera las llamadas hormonas del bienestar. En este sentido, llorar actúa como un calmante natural ante las emociones fuertes y el dolor. Favorece la liberación de adrenalina, noradrenalina, oxitocina y opiáceos endógenos, entre otras sustancias, que tienen un efecto similar a los analgésicos y trae consigo cierta relajación e incluso tranquilidad.
Formadas por pequeñas gotas, se generan en la glándula lagrimal por causas externas como la aparición de un cuerpo extraño o el efecto de un determinado estado de ánimo, entre otras. Son liberadas por la parte superior y externa del ojo. Con el parpadeo, la lágrima se distribuye por todo el ojo.
Los seres humanos son la única especie capaz de liberar lágrimas por temas emocionales. En este sentido, clasificar el porqué del llanto es complicado debido a los matices. No obstante, se puede dividir en tres motivos principales:
Empatía con los demás.
Las lágrimas producen empatía con otras personas. Son el detonante de una conexión especial, una comunicación no verbal que refuerza los lazos de unión y que mueven al
apoyo y cuidado.

Ver a alguien llorar permite conectar con sus sentimientos y entenderlos. Empatizar de tal manera que se acabe llorando, especialmente si existe una relación cercana.

En la tristeza entrarían también otros estados de ánimo negativos como la rabia o la decepción.
Las glándulas lagrimales producen
lágrimas para lubricar los ojos e impedir
que estos se irriten.
Las lágrimas hidratan los ojos, reforzando la salud ocular.
Llorar elimina manganeso que, en altas cantidades, es causa directa de fatiga, ansiedad o irritabilidad. A través del llanto se favorece, por tanto, la estabilidad emocional. Además, se disminuye el estrés acumulado y se relajan los músculos.
Ayuda a canalizar emociones como el miedo o el dolor, aliviando el pesar y permitiendo la conexión con los sentimientos.
Su contenido en lisozima protege de los gérmenes y acaba, en minutos, con la vida de algunas bacterias.
El llanto roto y fuerte elimina toxinas acumuladas en el organismo debido a una situación dolorosa o al estrés. Así, produce una sensación posterior de bienestar.
Durante muchos años, llorar ha sido considerado un signo de debilidad y de pérdida del control. Debido al qué dirán estaba muy extendido reprimir el llanto para no mostrar en público la vulnerabilidad, especialmente entre los hombres.

Hoy está demostrado que evitar llorar es perjudicial para la salud. Se acumula la rabia y la pena, generando ansiedad y llevando al límite el estado de ánimo de quien no quiere canalizarlo ni comunicarlo.

Para evitar esta situación, se debe educar a los niños, desde su más tierna infancia, para que vivan sus sentimientos con naturalidad y aprendan a conectar con sus emociones. De este modo, si en su vida adulta necesita llorar, lo hará sin las connotaciones sociales que lo han demonizado hasta el momento.

Llorar es sano, pero no es la solución a todos los problemas ni se puede considerar un tratamiento preventivo. Llorar es positivo si hay motivos para ello. Si la relación entre el porqué se llora y el llanto es proporcionada.

Sin embargo, ante un cuadro de ansiedad, apatía,… es importante saber distinguir entre la tristeza, un sentimiento con el que en ocasiones hay que convivir, o bien una depresión o trastorno que requiere de un tratamiento específico.

¿Cómo hacerlo? Se recomienda observar los síntomas que acompañan al llanto. Si a la profunda tristeza se suma la pérdida de apetito, el insomnio, los pensamientos negativos o el desánimo, por poner algunos ejemplos, la situación es preocupante y se debe ahondar en lo que hay detrás recurriendo a profesionales.

Llegados a este punto queda claro que no todas las lágrimas son iguales. Incluso existe un curioso estudio que afirma que, bajo el microscopio, las formas y definiciones de las lágrimas varían en función de si estas son de alegría, de pena,...

Lejos de datos anecdóticos, lo cierto es que existen diversas tipologías de lágrimas
como la siguiente:

Basales. El ojo las produce continuamente para cumplir con una función concreta:
limpiar y nutrir.

Emocionales. Respuesta a sentimientos y emociones.

Reflejas. Aparecen ante agresiones externas para limpiar el ojo.

SUGERENCIAS