ENTRA EN WWW.MOMENTOSSERRANO.COM
Y DISFRUTA DE NUESTRAS RECETAS
QUIENES SOMOS NUESTROS PRODUCTOS ENCUENTRANOS
DEPORTE & ALIMENTACION
VIVE LA VIDA VIDA SALUDABLE MANTENTE EN FORMA VIDEO RECETAS
PASATE A SERRANO
 
SIGUIENTE ANTERIOR
SALADO Y DULCE. UNA COMBINACION EXPLOSIVA
La magia de combinar dulce y salado en la cocina viene de lejos.
Se trata de una técnica utilizada desde el año 350 a.C., de influencia oriental y presente en la cocina romana y árabe.

Lo cierto es que, a día de hoy, sigue siendo un campo con múltiples posibilidades fruto de la experimentación que existe actualmente en el mundo gastronómico.

Los 5 sabores primarios
Los cinco sabores primarios forman la paleta que deleita a tu paladar.
Ve a tu frigorífico o a tu despensa y observa cuántos alimentos dulces pueden maridar con los salados. Carnes, aves o pescados con frutas, mermeladas, zumos…
Bien combinados puedes lograr interesantes matices, cocinar con imaginación y disfrutar paladeando cada bocado, independientemente de si se trata de un entrante, un plato principal o un postre.
¡Estas son algunas de las mejores combinaciones!
Aceitunas
y chocolate blanco
Es un entrante fácil, sencillo y que está riquísimo. Puede que la combinación te resulte, a priori, extraña, pero dale una oportunidad.

Coge un cuenco y pon unas aceitunas negras con las onzas de chocolate blanco picadas. Para seguir con la fiesta de sabores añade aceite de oliva y un poco de romero.

Saquitos de morcilla
con pera, piñones y pasas
Es ideal para sorprender a tus amigos o invitados con un picoteo delicioso al paladar. Además, puedes tenerlo preparado con antelación porque está igual de bueno si lo tomas templado o incluso frío. Puedes darle un golpe de horno antes de servirlo.
¡Manos a la masa!
Puedes hacerlo con hojaldre, pasta filo u obleas de empanadillas para lograr diferentes texturas.
Más entrantes dulces
y salados...
Pan de leche con crema de queso y pechuga de pollo braseada o pavo trufado
Ensalada de fresas con queso feta, dados de pechuga de pavo y menta
Gazpacho de fresa y tomate
Croquetas de coco, albahaca y langostinos
Espiral de hojaldre de queso camembert, membrillo y miel
Canapés de queso y piña
Montadito de bacalao ahumado con fresas
¡No!
El sabor que percibe cada persona
varía en función de la edad, sexo,
hábitos de vida o estado emocional,
entre otros parámetros.
A la hora de elaborar un plato principal hay un sinfín de combinaciones. Para empezar, hay que seleccionar un producto base de calidad que actúe como centro de la receta. Puedes elegir entre carnes, aves o pescados.
Se trata de una especie de mermelada condimentada agridulce que se elabora a partir de una fruta o verdura cocida en vinagre, azúcar y especias muy aromáticas.
Es la combinación más habitual de dulce y salado. Para que los más pequeños de la casa experimenten hay propuestas infalibles. Es el caso de añadir a una hamburguesa de pavo un chutney de pera. La fiesta de sabores será un placer para los niños.
El pato a la naranja no es de origen francés, sino que procede de la Toscana. Fue Caterina de Medici la que, al casarse con el Rey Enrico II de Francia, trasladó esta receta al país galo. A la nueva reina no le gustaba la cocina francesa y ordenó traer a los mejores cocineros toscanos.
Desde el pollo y el pavo, con bajo contenido en grasa y proteínas de alta valor biológico, hasta carnes más grasas como el pato, que combina a la perfección con compotas de frutos rojos, manzana, ciruelas, uvas o castañas.

Uno de los platos más conocidos en la gastronomía mundial es el pato a la naranja. Suele utilizarse la parte del muslo (confit) o la pechuga (magret) y el objetivo de acompañarla con la naranja es aportar nuevos matices y suavizar el gusto.
Encontrar combinaciones de dulce y salado en los pescados es menos habitual. Solo cuando se cocina a la plancha podemos jugar con la mezcla y añadir algún elemento dulce o cítrico. Por ejemplo, se puede combinar un lomo de atún con mango o un bacalao con pedacitos de naranja dulce.
Para culminar una gran jornada gastronómica no hay que olvidarse nunca del postre. Es fácil y sencillo jugar con la combinación de dulce y salado en nuestro plato final. Hay muchas opciones, pero si no quieres fallar en tu elección te recomendamos que hagas una selección de quesos y los acompañes de membrillo, mermeladas o miel. Si te atreves a salir de los clásicos y arriesgarte, prueba estos muffins rellenos de salmón ahumado:
Se trata de la versión salada de estas magdalenas tan jugosas y esponjosas. Si tienes tiempo puedes hacer tus propios muffins, sino solo tienes que comprar los que no llevan ningún relleno y preparar esta deliciosa receta.

Es muy sencillo, ábrelos por la mitad y rellénalos con una cucharada de crema de queso y un poco de salmón. Tápalos y decóralos con huevas por encima.
La combinación verano y helado es otra pareja perfecta. Las marcas y productores buscan sorprender cada año con nuevos sabores y es posible encontrar en las heladerías recetas tan originales y creativas como estas:
Helado de tortilla de patata
Helado de ajo
Helado cerveza
Helado de pescado
Helado de empanada gallega
Helado de pizza
Helado de fabada
Helado de chorizo y caramelo
Helado de espaguetis
Helado de caviar
Si cuando piensas en chocolate solo te viene a la cabeza la imagen de tartas, bombones o trufas… ¡Olvídate! ¡Hay muchas más posibilidades por descubrir! El chocolate combina con dulce y salado a las mil maravillas y ya no es tan raro saborear un bombón salado o incluso una tableta de chocolate puro con escamas de sal.
Para cocinar utilizar chocolate con al menos un 70% de cacao seco y gran
cantidad de manteca.
SUGERENCIAS